Comenzar es poner fin al origen

De vez en cuando, en cada ocasión por vez primera, nos seducirá la quimera del origen. Entonces nos preguntaremos cómo empezar de cero, cómo borrar el rastro del pasado y desprendernos de la viscosidad de su inercia. Al cabo, sin embargo, descubriremos que la levedad es insoportable sin el peso. Tenemos que transportar nuestra carga sin que nos abrume, pero sin arrumbarla. Porque si no nos hacemos cargo del pasado, el pasado nos deshace.

Cada umbral que traspasamos puede ser una aurora, una explosión de sentido o una obertura solemne. Pero, para aprovechar la virtualidad del instante, deberemos acudir a su cita con nuestra herencia sin testamento. Aprenderemos entonces a inscribir lo maravilloso en lo cotidiano y hallaremos los ritmos capaces de transformar la indiferencia de la rutina en la promesa de una nueva ruta. Y así, cada vez única, no será solo un origen, sino la posibilidad de un comienzo.—

Últimas letras

  • Las manos - Las manos minerales que erigieron las cavernas en catedrales, las manos coloradas que graban la inocencia en cartulina, las manos agrietadas que surcaron...
    Hace 5 meses
  • Tres futuros - “Everything is connected”. Imagen generada por DALL·E. El tiempo se paró en la década de 2010. Tras la quiebra de Lehman Brothers, a mediados de septiembr...
    Hace 9 meses
  • La tradición de la revolución - A propósito de Derrida, Frank Ankersmit deslizó en una ocasión: «No se puede transformar una revolución en una tradición y una tradición nunca es revolucio...
    Hace 3 años